40 años de Democracia y una vuelta al pasado en El Villar del alma mía

Cuando a finales de mayo recibí la amable llamada de una componente de la sub-comisión del Libro de Fiestas de este año para proponerme escribir una artículo en el mismo, no faltaré a la verdad si digo que algo me hizo poner sobre aviso; tengo una edad que ayuda –por la experiencia- a leer entre líneas. Según me dijo, habían establecido el criterio de seleccionar una serie de temas “villarencos” y pedir a diferentes personas del pueblo escribir sobre ellos. Y es cierto también que mientras me hablaba la muchacha, en mi interior pensaba a modo de revelación: mi controvertido artículo del año pasado flota en el aire. Fue una imagen fugaz que se tradujo después en una realidad latente, pues no me equivoqué…

Y ¿Cuál era el tema reservado para el Cronista de la Villa? Pues no lo voy a negar, uno muy de mi gusto, sobre todo porque estoy trabajando desde hace años en él, como mucha gente sabe: la recuperación del habla churra. Y es verdad que tenía mi agenda bastante llena y poco tiempo para escribir. En apenas tres días me iba a un balneario y, a la vuelta del mismo, de otros tres antes de comenzar un nuevo viaje, ahora a Sicilia, y del cual hace unos días que volví. Pero le dije a la festera que sí, que escribiría sobre el habla churra.  Y así, al día siguiente empecé a escribir una artículo que titulé El churro está de moda. No lo acabé, pero sí que había dispuesto las ideas que lo iban a componer. Lo finalicé cuando llegué del balneario y por la noche de ese lunes de junio lo envié al correo electrónico que me habían facilitado, dado que en las fechas en que debía entrar en imprenta yo estaría fuera del país. Me contestaron dos días después con el acuerdo tomado por parte de esa subcomisión. Al parecer, mi artículo había causado cierta conmoción. Para ser más precisos, sólo el comienzo del mismo. Me comunicaban que el artículo les había gustado, pero… Pero abusando de mi amabilidad y esperando que no me molestara, me pedían retirar esa parte del inicio del artículo que al parecer molestaba. A continuación reproduzco el artículo enviado. Quizá no haga falta explicar que lo molesto de mi artículo es lo subrayado:

El churro está de moda

En el artículo del año pasado me afligía mucho la pérdida de un patrimonio natural e histórico cual es la desaparición de dos de las fuentes emblemáticas de El Villar; sigo afligido, sobre todo por la ampliamente demostrada poca aflicción de mis convecinos y paisanos… Hoy, no obstante, escribo sobre un hecho también patrimonial pero en sentido positivo: el resurgi­miento del interés por nuestra particular forma de hablar, aquello que nosotros siempre hemos dicho: hablar en churro, desde los tiempos del eximio Vicente Llatas Burgos. Por eso, la aseve­ración que propongo en el título. Si, el churro está de moda: la propia Comisión de Fiestas tiene un grupo en face-book sobre palabras churras, en internet tenemos la magnífica página Len­gua Churra de nuestro querido amigo Toni Porta y El Rolde digital publica una columna fija de la cual es autor, se celebran jornadas monográficas sobre “els parlars xurros”. Induda­blemente, en esta segunda década del siglo XXI el CHURRO está de moda.

                    Portadas de los tomos de la edición original del libro de Llatas Burgos. (Foto: C.S.)

 

Tras la muerte en 1980 de Vicente Llatas Burgos, tanto Fernando Montero como yo mismo comenzamos (y seguimos llevando a cabo) una nueva recogida de vocablos villarencos olvidados y no recogidos en su momento  por nuestro ilustre predecesor, que nos ha servido para mantener vivo el vínculo ancestral de nuestra habla churra con uestra cultura y para enriquecer un vocabulario ya de por sí bien extenso… Pero no podíamos pasar de ahí. A veces pensaba que cuando tuviéramos una cantidad importante de nuevos vocablos y aprovechando una nueva reedición del libro de Llatas incluirlos para aumentar el importante bagaje lingüísti­co que aportó con sus investigaciones el insigne primer cronista de la villa… 

Tot va començar amb el professor Emili Casanova qui, després d’un temps mastegant-ho al seu despatx de Diaectologia Valenciana i de parlar amb Antonio Briz, des dels Departaments de Filologia Catalana i Filologia Espanyola de la Facultat de Filologia de València es determinà organitzar les I Jornades dels Altres Parlars Valencians, que es celebraren a València el 12 i 13 de novembre de 2008. Allí vaig poder participar –junt a un bon grapat de companys filòlegs- amb una comunicació titulada “El parlar xurro dins l’obra de teatre La rosa del molino, d’Antonio Lanzuela Álvaro i l’estat de la parla villarenca al segle XXI”. Aquesta primera jornada va suposar el punt d’inflexió sobre la recuperació d’una particular forma de parlar que en aquells mo¬ments només comprenia un territori lingüístic al voltant de la nostra comarca La Serrania, la Foia de Bunyol i la Canal de Navarrés a València i l’Alt Palancia a Castelló.

A més a més, el terme “xurro” que fins a eixe moment únicament gastàvem nosaltres els serrans es va començar a utilitzar ja de manera normalitzada a les II Jornades sobre el Altres Parlars Valencians (amb l’epígraf “de base castellano- ara­go­ne­sa”), que es van celebrar a Enguera/Engra els dies 13 i 14 de novembre de  2013, i a les quals vaig presentar la comunicació “Atles Lingüístic del Xurro en La Serrania”, en la qual ja reivindicava no sols que el mot XURRO (derivat de l’iber Tzurio = blanc) era autòcton de la ostra comarca i també que la base d’aquesta parla no era ni molt menys castellano-aragonesa sinó de base clarament valenciano-aragonesa, per tal com el treball contemplava més de 700 vocables de procedència netament valenciana. I així ha estat acceptat a les III Jornades sobre els altres parlars valencians (en aquesta ocasió amb els epígrafs “de base castellano-aragonesa, castellano-murciana i valenciano-aragonesa”), que vam celebrar al nostre poble: Lo Villar/El Villar els dies 4 i 5 de novembre de 2016.

Si a estas alturas del texto a alguien le extraña que escriba en valenciano, seguramente será porque todavía desconoce que la base lingüística del churro en La Serranía es precisamente el valenciano, aunque con interesantísimas aportaciones del ara­go­nés. Ambas configuraron una forma de hablar autóctona que después del siglo XVI se va castellanizando poco a poco. Así pues, hoy en día podemos decir con la boca bien grande que nuestras raíces lingüísticas, las de Lo Vilar/El Villar, son  plenamente valencianas. Pues aunque hasta ahora únicamente contábamos con las amplias consideraciones léxicas que llevamos  manteniendo ya unos años, un descubrimiento fortuito en el Archivo Vicente Llatas Burgos llevado a cabo por Sandra Mínguez (una magnífica becaria que promete mucho como investigadora de la historia local) nos reveló el nombre original de nuestro pueblo, esto es, el nombre que figura en la carta-puebla de 1324 escrita en latín y que no es otro que el de “Lo Vilar de Benaduf”. Resulta que la copia que se conserva de este documento histórico y crucial en un pergamino de la Catedral de Valencia es un transcripción realizada en 1596 –seguramente por un escribano de “fabla” aragonesa- en cuya parte superior escribe en “aragonés” (según José Giner) “El Villar”, una forma palatalizada de “Lo/El Vilar” que perdurará hasta nuestros días; añadir, además, que la forma “Lo Vilar” convive con la de El Vilar en diversos documentos del siglo XIV y que esperamos encontrar en investigaciones pendientes también algún ejemplo en documentos del siglo XIII; porque encontrar algún documento nuevo que haga referencia al primitivo Benaduf se nos antoja de todo punto improbable.

                                         Texto en latín de la Carta-Puebla: transcripción del original
(siglo XVI. Foto: Sandra Mínguez)

 

Nuestra aportación para estas jornadas versó sobre “50 nuevas aportaciones a El habla del Villar del Arzobispo y su comarca”, donde mostrábamos (vocablos recogidos por Fernando Montero y por mí) medio centenar de palabras que en su día no contempló Llatas Burgos y que son/han sido de uso común entre los hablantes hasta nuestros días. Decir, por último, que la realización de estas últimas jornadas, además del éxito de participación en las mismas, ha desembocado en la formación de un grupo de estudio al que le hemos bautizado como Chunta Churra y en el cual estamos integrados diversas personas de una docena de pueblos serranos que nos reunimos cuatro veces al año. Entre las tareas que nos hemos propuesto llevar a cabo está la de proseguir con el ALXLS y, dado que en principio mi trabajo de 2013 se ciñó a los más de 700 vocablos extraídos del libro de Llatas que contenían la correspondencia lingüística de los mismos con las formas léxicas utilizadas en Alcublas, Chelva, Chulilla, Domeño, Gestalgar y La Yesa, ahora estamos trabajando en la ampliación del mapa geográfico-lingüístico de La Serranía y ya tenemos vaciados los correspondientes a Bugarra, Higueruelas, Loriguilla, Pedralba y Tuéjar y estamos a la espera de vaciar los de Alpuente, Andilla, Aras de los Olmos, Benagéber, Calles y Titaguas. Las conclusiones de este trabajo las presentaremos conjuntamente en la ciudad de Orihuela, donde está previsto celebrar las IV Jornades dels Altres Parlars Valencians en 2019. Pero además, también estamos trabajando en un Inventario de Fraseología Churra, en la detección de errores toponímicos en señalización y cartografía y también en la creación de un evento festivo: Día Comarcal del Habla Churra… cuya primera celebración está prevista en nuestra vecina y querida Chulilla el 7 de octubre, con la colaboración de la asociación local Tabaira… ¿Qué os parece? ¿Está de moda o no el churro?

César Salvo.                                                                                                             Cronista de la Villa

Con esa respuesta se desenmascaraban y se hacía realidad la mala vibración que sentí cuando días atrás me habían pedido que escribiera un artículo para la edición de este año de un libro que, además de las clásicas salutaciones de Alcalde, Párroco y Presidente/a de la Comisión, el programa de festejos y las consabidascuñas publicitarias, recuperó hace unos cuatro años una costumbre perdida desde finales de los 90 del siglo pasado, como es que dicha publicación contenga artículos de opinión y/o de investigación, poesías y fotos antiguas de variada índole y de personas muy diversas:_ un ñibro que pga TODO EL PUEBLO. Lástima que esta bonita herencia la hayan pisoteado de esta vil manera personas que quizá no valoraron en su justa medida la reacción que su decisión provocaría. Pues, más allá del hecho ridículo que supone en sí que haya molestado mi alusión al artículo sobre la pérdida de las fuentes de Cabiscol y de Raimundo, subyace en el despreciable acto de esta “Comisión Censora” una actitud totalmente antidemocrática; y que conste que no me estoy refiriendo al conjunto de integrantes de la misma, hombres y mujeres, sino a los componentes de la Junta Directiva. Subyace como decía algo que ya les dije cuando les contesté a su petición de utilizar la tijera (además querían que fuera yo, claro, ellos son tan amables) que no sólo no me molestaba sino que me indignaba mucho, porque “actitudes como la vuestra cabalgan al lomo de un peligroso caballo llamado REACCIÓN”. En dicha contestación les exigí, asimismo, la retirada de mi artículo y la prohibición de su difusión por dicha Comisión.

Ni se inmutaron. Sentían mi respuesta, no su acción. Pero seguían siendo amables, un trato diplomático en el que sin justificar su decepcionante respuesta ante un artículo que, como les dije estaba “escrito desde la buena fe” y cuyo inicio sólo trataba de contraponer la visión negativa ante la pérdida  de un importante patrimonio histórico y natural con la positiva de ahora, que iba a hablar de la recuperación de un importante patrimonio oral que forma parte de nuestra idiosincrasia villarenca y también de nuestra comarca. En 2016 me afligía por esa pérdida, hoy me congratulo de ser uno más en la lucha, en el trabajo, de indagación y reivindicación del habla churra. Y me indigna todavía más que actitudes como la de la Junta Directiva de este año, desemboquen en una situación tan RIDÍCULA como la que ellos han provocado: injusta y desproporcionada, con el artículo y conmigo… Se dice que “la verdad duele pero no ofende”. Aunque, SOLO A LOS NECIOS LES OFENDE LA VERDAD, PERO NO LES DUELE.

César Salvo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s