El Cronista de la Villa participa en el I Encuentro Internacional de la Crónica, celebrado en Cancún (México) los pasados 7 y 8 septiembre.

En la primera edición de este “Encuentro entre dos Mundos”, como fue calificado por numerosos cronistas –además de los Estados Unidos de México- han participado el Reino de España y las Repúblicas de Cuba y Guatemala.

La Delegación Española, integrada por ocho cronistas de diferentes ciuda­des y pueblos de España y comandada por nuestro Presidente, D. Antonio Luis Galiano Pérez, llegamos a Cancún el día 4 de septiembre con un retraso aéreo de nueve horas. Por lo tanto nos perdimos los actos de apertura de los mismos que tuvieron lugar esa tarde (allí) mientras nosotros estábamos volando sobre el Atlántico para llegar a las 4 de la madrugada a nuestro destino. Calor pesada y húmeda; lentitud en la recogida de maletas, control de pasaportes, inmigración y de entrada de alimentos o semillas. Nos esperaba un microbús previamente contratado para llevarnos al Hotel Oasis Smart, aunque antes pasamos por las oficinas de Air Europa para presnetar nuestra pertinente reclamación por el retraso con los papeles rellenados que nos habían facilitado en Madrid; no pudimos cumplir nuestro deseos, porque la infomación que nos dieron era que debíamos hacerlo vía telemática. Finalmente optamos por presentarla en España (nuestro punto de origen) frente a la Oficina del Consumidor.

Cronistas de cinco paises representando a 130 ciudades con las autoridades municipales en el centro, a los pies de la estatua de Benito Juárez. Foto: periódico La Jornada , edición de Cancún (08. 09,2017).

Al día siguiente nos presentamos en el Ayuntamiento de Cancún sobre el mediodía, para asistir al acto de apertura oficial del 40 Congreso Nacional de Cronistas Mexicanos que presidió D. Remberto Estrada Barba Presi­dente Municipal (Alcalde) de Benito Juárez (Estado de Quintana Roo), que no Cancún, que es el nombre conocido de este destino turístico de prestigio internacional que nació hace cua­renta y siete años deforestando la espesa selva de la plataforma de la Penín­sula del Yucatán; Cancún, en lengua maya significa “nido de serpien­tes”, porque cuando estos indígenas se ocuparon de la cons­trucción de infraestructuras viales, hoteleras y demás cada que encontraban un nido salían corriendo y gritando: “Can Cun, Can Cun…

Seguidamente, y después de recibir –cada uno de los cronistas- una repro­ducción del “Señor de Can­cún” (una cabeza de piedra tallada de conside­rables dimensiones y de origen maya) como presente y recuerdo de nues­tra asistencia, se organizó el viaje para ir a comer a una especie de paraíso en 10 autobuses dis­pues­tos junto al Ayuntamiento. Tras veinte minutos de viaje entre hoteles y selva, llegamos a las puertas del lugar y rápidamente fuimos ocupando nuestro sitio en las mesas circulares que estaban dis­puestas en un gran salón, donde nos servimos un rico y variado buffet. El complejo de Xcaret es un lugar de templos mayas que se convirtió en 1990 en un Parque Ecoarqueólogico donde se combina el buzeo de snorkel por cenotes y ríos subterráneos con las charriadas (espectáculos de jinetes y amazonas charros), las visitas a los templos, delfinarios y todo tipo de animales selváticoa en su habitat natural, pero encerrados como en un zoo; destacar sobre todo el maravilloso espectáculo de más de dos horas que se ofrece en el Anfiteatro y que cuenta con ballets, actores y orques­tas dirigidos y con producción del Circo del Sol. Un derroche de medios y escenografías varias que nos narra la historia antigua de los pueblos mesoamericanos, sus ritos y costumbres, la conquista española, la evange­lización católica, la Independencia y la Revolución, para acabar con los hombres pájaro, un juego ritual de las culturas precolombinas.

Al día siguiente visitamos por la mañana el Museo Maya de Cancún, para luego trasladarnos al Rancho Santa Clara, donde el Ayuntamiento nos ofreció una comida charra y a continuación un especáculo de rodeo, presidido por la Reina de los Charros 2017 de Quintana Roo, la señorita Hannah Sánchez, quien amablemente y junto con sus dos acompañantes masculinos se prestaron a fotografiarse conmigo.

Después de una breve siesta, una refrescante ducha y tras cambiarnos de ropa, pues tocaba ir vestidos con la preceptiva “guayabera”, nos recogió una furgoneta para llevarnos a la cena de clausura, que tuvo lugar en el Salón de Congresos del Hotel Krystal Urban. Amenizada la velada por diversas intervenciones folklóricas mexicanas, tuvo lugar la cena-buffet con productos representativos de la gastronomía del país y la entrega de las Actas de este I Encuentro Internacional de la Crónica. La mañana del siguiente día tuvieron lugar en el marco incomparable de Isla Mujeres las mesas de U.S.A., Guatemala y Cuba. Aunque yo obtuve permiso para visitar el Sitio Arqueológico de Chichén Itzá que me ocupó toto el dia.

En la pirámide del Sol

Después de una breve siesta, una refrescante ducha y tras cambiarnos de ropa, pues tocaba ir vestidos con la preceptiva “guayabera”, nos recogió una furgoneta para llevarnos a la cena de clausura, que tuvo lugar en el Salón de Congresos del Hotel Krystal Urban. Amenizada la velada por diversas intervenciones folklóricas mexicanas, tuvo lugar la cena-buffet con productos representativos de la gastronomía del país y la entrega de las Actas de este I Encuentro Internacional de la Crónica. La mañana del siguiente día tuvieron lugar en el marco incomparable de Isla Mujeres las mesas de Guatemala y Cuba.

El día 8 por la mañana y en la Casa de la Cultura de Cancún se desarrolló la Mesa del Reino de España presidida por nuestro Presidente, D. Antonio Luis Galiano Pérez y la hasta ese día Presidenta de la Asociación Nacional de Cronistas Ciudades Mexicanas, Dª María de Jesús Real García Figueroa. Abrió el acto la Conferencia Magistral de nuestro Presidente, quien disertó sobre “Pasado, Presente y Futuro del Cronista Oficial en España”, cuya intervención fue largamente aplaudida por los presentes. A continuación fuimos intervinien­do por orden alfabético, intercalando entre los cronistas españoles un cronista mexicano; las comunicaciones fueron de: Juan Alonso Resalt, Cronista de Leganés (Madrid), El Don Juan de Austria deLa Morisma de las Lomas de Bracho”; José Dionisio Colina Lobato, Cronista de La Bañeza (León), “El bañezano P. Miguélez y el Obispo Ignacio Montes de Oca”; Antonio Luis Galiano Pérez, Cronista de Orihuela (Alicante), “La Fiesta de la Reconquista o del “Pájaro”, de Orihuela”; Ricardo Guerra San­cho, Cronista de Arévalo (Ávila), “El Humanismo: de Isabel I de Castilla al Tata Vasco”; Francisco Rivero, Cronista de Las Brozas (Cáceres), “Relacio­nes de Hernán Cortés con el primer Gobernador en Indias: Nicolás de Ovando”; Luis Romero Fernández, Cronista de Hinojosa del Duque (Córdo­ba), “Nacimiento de la Crónica de Hinojosa del Duque (Córdoba) en el Diccionario Geográfico-Histórico de Tomás López (1793)”; Francisco Sala Aniorte, Cronista de Torrevieja (Alicante), “La Habanera. Corales Mexica­nas en los Certámenes Internacionales de Habaneras y Polifonía de Torre­vie­ja“; y César Salvo, Cronista de Villar del Arzobispo (Valencia), “Villar de la Libertad y México”.

Sentados (de izquierda a derecha): Ricardo Guerra, José Dionisio Colinas y Francisco Rivero. De pie (de izquierda a derecha): Juan Alonso Resalt, Antonio Luis Galiano, César Salvo, Luis Romero y Francisco Sala. Foto: Mª Carmen Espejo.

La crónica que aportaba el cronista de El Villar giró en torno al hecho histórico del cambio del apellido de nuestro pueblo en el periodo de la guerra civil en que pasó a llamarse “Villar de la Libertad” y cuando, además, se cambiaron los nombres de veintiséis calles del municipio, pasando la calle de Roma a denominarse “de México”.

Al finalizar las comunicaciones nos condujeron en autobuses hasta Puerto Juárez, situado a la orilla del mar, donde se nos ofreció un almuerzo de sabores marineros. Por la tarde tuvimos tiempo libre que aprovechamos para descansar, porque a las 19:30 horas nos recogía otro autobús para llevarnos al Teatro de Cancún donde disfrutamos de un magnífico Concier­to de la Camerata de Cancún con varios solistas y maestros de arpa… una experiencia musical verdaderamente reconfortante. Añadir que nuestro compañero J. Alonso Resalt fue distinguido con una Mención Honorífica por su crónica sobre la “Morisma”.

Al día siguiente, a media mañana, partimos en avión hacia Ciudad de México para enlazar allí con el vuelo que nos llevaría a la ciudad de Zacatecas, en el “Corazón de México” donde nos esperaban para darnos la Bienvenida el Cronista del Estado de Zacatecas, D. Manuel González Ramírez, el Presidente de la Academia de Historia Regional de Texcoco, D. Alejandro Contla Carmona y la Tesorera de dicha institución, Dª Martha Ortega Cantabrana, además de una nutrida parte de la Banda Sinfónica de Morelos, que nos ofrecieron piezas musicales de aires mexicanos y españoles, haciéndonos bailar y cantar emocionados.

como cronista de este viaje, por encargo de mis compañeros y sé que lo comparto con ellos, resultó ser el eslógan más cierto que jamás hemos conocido. Apuntar que hemos sido comandados en todo momento por nuestro Presidente, quien ha velado por nuestra seguridad y a quien desde estas líneas le manifesta­mos nuestro más profundo agradeci­miento… La segunda parte del viaje la dejamos para otra ocasión.

César Salvo

Cronista de Villar del Arzobispo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s